domingo, marzo 18, 2007

Felicidad ( I I )


Siempre me gustaron mucho los abanicos.
Adoro su simplicidad, y descubrir nuevos diseños.

Tengo algunos. Uno de "batalla" que siempre uso. Otros que me han regalado o he comprado.
Ayer sumé un tesorito a mi pequeña colección: Un precioso y exquisito abanico de plumas negras.
Precioso por bonito, exquisito por lo insólito de encontrar un abanico de plumas naturales hoy día.
Sí, a veces la vida es perfecta.

6 comentarios:

Patrizio dijo...

Fla-q, una de las cosas que me llamaron mucho la atención en el verano madrileño es la cantidad de abanicos que hay. Es un instrumento absolutamente standard entre las mujeres. Muchísimo más que en Argentina o Italia. Todas llevan su abanico en la cartera.
Alguna vez me pregunté por qué no son unisex, con el lorca que hace.

cone dijo...

me encanto ese de plumas, es muy lindo.

Fla-q dijo...

Pat: acá pocas mujeres lo usan, a mí se me pegó la costumbre afuera, y la verdad es que está bueno. Y he visto muchos hombres usarlos, cuando no tienen una acompañante solidaria (como yo!) que los apantalle.

Fla-q dijo...

Si, Cone. Cuando se dé, te lo presto para que te lo pases por el cachete porque es muy suavecito.
Y es tan...tan...tan glamoroso!

Patrizio dijo...

Como yo no tengo, si hace calor, abro los comentarios y leo los firmados por vos. Mientras tanto, el gato ese que tiene un panal de avispas en la mano derecha, me abanica con su mano izquierda. Bah, no sé si es un panal de avispas o una tabla de lavar ovalada.

Sí, ya sé. Voy a dejar el yogur.

Fla-q dijo...

JUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!
no, no seguí con el yogur, que el gato te abanica!!!