domingo, noviembre 08, 2009

Eso es todo, nada menos.

Como fiel representante de la ochenticidad acérrima, me gustaba Michael Jackson.
Principalmente disfrutaba de su danza.
Las canciones eran inexorablemente pegadizas y excepto un par, nunca fueron de mi gusto especial. Pero verlo bailar...eso sí. Podía pasarme horas.

Sé la coreografía de Smooth Criminal de memoria y cuando en los televisores del super pasan sus recitales, me quedo estática delante hasta que termina el dvd.

Cuando se murió, sentí mucha pena. No particularmente por él, aunque esté mal decirlo. Pero sí porque se acababa la creación de nuevas obras. Como me pasa con tantos.

Hoy fui a ver This is it, y me engolosiné.
A pesar de sus objetividades y puntos de vista tuertos, es una maravilla su compaginación, y expone la esencia del Jackson que me gustaba ver. Y ahora entendí por qué tanta sincronización y maestría: ese hombre sin edad ni peso era la materialización del talento integral. Sabía cada paso de todas las coreografías mejor que cualquiera de sus bailarines, y cada nota de cada instrumento de sus músicas con una meticulosidad inédita. Un personaje insólito y brillante.

Si les gustaba MJ, les va a encantar la película. Y si no les gustaba, igual creo que los va a impresionar el obsesivo nivel de profesionalismo de todo el equipo que lideraba.
También se las recomiendo por que ver a bailarines y músicos tan buenos juntos es un escenario es muy excepcional.

Calificación Fla-q-cha: 4 granitos de arena (le sobran unos 15 minutos que hacen perder el clima)

Nota al margen: El trailer no le hace la mínima justicia. Juro.



2 comentarios:

Dragonfly dijo...

Yo aún no voy, pero haré campo en la agenda.

Besos ;)

Fla-q dijo...

Ojalá que la disfrutes mucho, estoy segura de que sí.

Besos ;)